Criminología multimedia II: La romantizada figura del Policía | Jorge Ramiro Pérez

Criminología multimedia II: La romantizada figura del Policía

En mi anterior post prometí hablar de la figura del Policía tal y como se concibe a través de los medios de comunicación. La literatura, el cómic, el cine y la televisión contienen un amplísimo catálogo de policías, investigadores, detectives privados, etc. Siendo éstos la esencia del género negro: Historias contadas en primera persona, personajes oscuros y cínicos de turbio pasado, un misterio y una mujer fatal (con un pasado aun más turbulento) conforman el maniqueo (pero resultón) guion de casi cualquier película de orientación detectivesca desde Chinatown, pasando por Basic Instinct, hasta L.A Confidental.

En estos medios la figura del policía adquiere tintes románticos y arquetípicos: Duros pero nobles, rudos pero amables, justos pero violentos, etc. Anti-héroes de ambigua moralidad e inquietantes apetitos en muchos casos enfrentados a una sociedad corrupta y pútrida, donde el verdadero monstruo son los políticos, las corporaciones, los millonarios, etc…. Se produce así un proceso de simplificación de la figura y labor policial, una especie de cartonificación,  reduciéndolo únicamente a mero personaje. Es decir, no se presentan las repercusiones de los mencionados en la sociedad o se estudia la subcultura grupal, su visión de la masculinidad o su acercamiento a los medios técnicos, legales o procesales. Con la excepción de series como CSI, que enfatizan sobremanera la metodología presentando un policía fríamente tecnófilo.

A pesar de lo anterior, existen algunas obras que plantean un verdadero estudio social y profesional de las Fuerzas y Cuerpos de seguridad, estas son algunas:

Life on Mars (BBC, 2006): Interesantísima historia de un Policía moderno, curtido en técnicas forenses, psicológicas, de resolución de conflictos,  etc. Que tras un accidente despierta en el Manchester de 1970.  El espectador desconoce si se trata de un viaje temporal, una alucinación o algo más siniestro, mas poco importa. En esa era debe convivir con un comisario curtido en la escuela de la calle y devoto de una prevención de corte clásico basada en el castigo, la intimidación y la fuerza psíquica y física. Además, existen otros personajes que muestran al espectador el papel de la mujer en la Policía, el aperturismo a metodologías más modernas o el tradicionalismo más ferviente.  La serie no juzga, pero si caricaturiza. Y de ese modo sabe conciliar ambos acercamientos y presentar situaciones en las que una filosofía más tradicional puede ser efectiva, así como otras en las que prima un acercamiento moderno.

Hot Fuzz (Edward Wright, 2007): Desternillante película traducida en España desafortunadamente como Arma Fatal (significaría algo así como “Maderos Molones”). Narra la historia de un policía eficiente y serio de Londres que por su gran número de arrestos y éxitos es enviado como castigo a un pequeño pueblo inglés. Allí conoce a un infantiloide compañero obsesionado por las películas de acción policiales. De este modo, la película presenta una meta-crítica de los diferentes estereotipos subculturales policiales (masculinidad, fraternidad, etc.). Junto a esto, se plantea también una visión de la nueva Policía británica (centrada a la comunidad y el modelo “Problem-Oriented-Policing”) con escenas que demuestran como “tu mejor arma es la libreta” o “somos el servicio policial, no la fuerza policial”. El argumento, que mezcla el misterio con la comedia británica más disparatada,  plantea también una visión acertada y crítica del medio rural, la comunidad y el bien común.

Grupo 7 (Alberto Rodríguez, 2012): La única representante española en esta entrada. Drama policial centrado en la historia de unos policías hijos de la LOFCS, que deben limpiar Sevilla de criminales entre 1987 y 1992 (con motivo de la Expo). Excelente excusa para plantear una crítica al nacimiento de la policía constitucional (y la Academia Policial), nuestra zozobra en el modelo de LOSC  (Seguridad ciudadana) y de la subcultura policial española. Por otra parte se plantean conceptos claves sobre la prevención secundaria y el intervencionismo, así como la Ética del Policía. Ni que decir tiene que ciertas teorías sociológicas como las referentes al entorno urbano son reflejadas de manera exquisita.

Es menester señalar que la figura del Policía ha nutrido (y seguirá nutriendo) a la industria del entretenimiento. Una figura en contacto continuado con realidades relativas a la marginalidad, el delito y la desestructuración social susceptible de ser romantizada y acartonada. Sin embargo, de vez en cuando encontramos obras que (incluso desde la caricatura y comedia) plantean una reflexión crítica y necesaria sobre su actuación, valores y principios. Y esta reflexión es terriblemente necesaria en nuestros días….

 

3 Comentarios | Leído 344 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

3 Respuestas a “Criminología multimedia II: La romantizada figura del Policía”

  1. José Miguel dice:

    Buenas Don Jorge.
    Estoy de acuerdo con usted.
    Pocas son las obras que retratan bien la idiosincrasia policial, seguramente no será lo que más interesa transmitir al público.
    De la primera que cita usted, ví la versión española de la que, por cierto, no recuerdo el título. Me pareció una buena forma de contar la evolución de la policía a través del tiempo, métodos, medios, formación etc.
    También he visto “Grupo 7″, alguno de a cuyos personajes podríamos aplicar quizás aquella cita de Nietzche “…Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.”
    La verdad es que los policías no es que fueran unos santos, pero me parece que no son los únicos malos. Tendríamos que meter en el mismo saco a sus superiores y a los jefes políticos de la época (Gobernador Civil y de ahí para arriba) que miraban para otra parte cuando todo iba bien, según la estadística de actuaciones. Y recalco lo de jefes políticos doblemente. Por eso y porque, aún en la actualidad, no han sabido dar o regular con herramientas legales acordes y tan necesarias, como por ejemplo el agente encubierto (está regulado, pero de forma pobre, a mi juicio)o la utilización de confidentes por parte de las FFCCSS, etc etc; en algo tan delicado como es la lucha contra la droga.
    Insisto, para mí no son los únicos culpables.
    Un saludo.

    • Estimado José Miguel,

      Gracias por el comentario y por leer.
      Debo reconocer que solamente conozco el Life on Mars original UK, me consta que existe un producto USA y otro español y entiendo que compartirán una similar filosofía comparativa.
      En cuanto a “Grupo 7″ creo que el dilema relativo a la prevención, el bien común y las garantías constitucionales está muy bien planteado. El Policía como un ángel de justicia, el delincuente como un ser olvidado entre los escombros de una Sevilla mutante. Efectivamente, la película también presenta una serie de actitudes algo faltas de Ética por parte de los superiores, ¿Pero y la sociedad en general? ¿Acaso no estamos dispuestos a sacrificar a unos cuantos desviados por lucir bonito, por conseguir una sociedad libre de delito? Pero el delito está embebido en el tejido moral de la sociedad…. Y además, efectivamente, está el problema del agente encubierto, agente provocador, entrada regulada, problemáticas cuestiones de corte constitucional y procesal.
      ¡Qué complejo es todo, José!

  2. Angel Luis dice:

    Buenas Jorge.
    Respecto a los tres ejemplos que has mencionado, si bien es cierto que no he visto ninguno de ellos. si he estado buscando información sobre todos ellos, y he podido leer un poco.
    He de decir que bajo mi opinión y en virtud también a ciertas cuestiones vividas, son un fiel reflejo de lo que ha existido y existe en la actualidad.
    respecto al primer ejemplo Life of Mars, es un fiel reflejo del reflejo que existía anteriormente dentro de la policía, siendo una percepción tanto interna como externa por parte de los ciudadanos. pero que no nos engañemos, en la actualidad si bien es cierto que se esta mejor preparado, la educación y valores son distintos, existen circunstancias de comportamiento similares, mas de forma intencionada para conseguir un fin que de forma expontánea y natural.
    respecto al segundo ejemplo “Arma Fatal”, desgraciadamente existe esa percepción de aquellos que no dan en su trabajo el 100%, y como consecuencia de ello, piensan del que si lo hace, que es un pelota, que trabaja mas de lo que debe para lo que se cobra… conceptos y pensamientos vanos y pobres, ya que en la actualidad entiendo que esos que sirven a un cuerpo de policía son unos privilegiados (me incluyo al ser uno de esos afortunados), ya que tienen un sueldo fijo, si, pero es que ademas realizan un trabajo que les gusta, y entiendo que es por ello por lo que se hicieron policías. Que es cierto que hoy en día uno se debe de quejar, y no se puede ser totalmente conformista, pero con un sentido de responsabilidad, ya que este trabajo esta enfocado al ciudadano y cuanto mas efectivo sea el trabajo mayor satisfacción personal y sobre todo de la ciudadanía. Y es quizás así como se cambie el concepto del primer y tercer caso que a continuación comentare.
    el el tercer caso, que duda cabe que refleja la hipocresía pura y dura de la sociedad y de los jefes de toda empresa y en este caso de la policía.
    Se pretende que se cumpla la normativa, que se ejerza las funciones con legalidad y diligencia, pero se puede hacer la vista gorda en alguna ilegalidad si con ello se consigue un fin “superior”, si con ello se lucha una “ilegalidad mayor” una delincuencia… pero ahora eso si, si se descubre, se hace publico o se sabe, los jefes recriminan, se aparten de responsabilidad y castigan y persiguen a aquel que han estado encubriendo, o del cual han mirado hacia otro lado para conseguir palotes o estadísticas positivas. Y la propia sociedad, lo que persigue en una seguridad tanto objetiva como fundamentalmente subjetiva, independientemente de como se conseguía, eso si, sin saber nada, solo resultados pero cuando salta la noticia se es critico, aun cuando se piense en concordancia con ella, pero lo dicho en publico es otra cosa, “se debe de guardar la apariencia”.
    Por otro lado se tiene que tener en cuenta las diferentes sociedades, existentes en los tres casos, puesto que no se concibe igual a la policía en Londres, que en EEUU o en España.
    Saludos.

Enviar Comentario

*