El espejo te devuelve tu miedo | Jorge Ramiro Pérez

El espejo te devuelve tu miedo

Vicente Garrido y Nieves Abarca han vuelto a demostrar como el amor por la literatura y el arte no están reñidos con el rigor académico a la hora de crear una novela apasionante, hipnótica y con un interesante discurso o tesis subyacente.

En Crímenes Exquisitos, los autores renuevan el estado de la novela negra en España al crear unos personajes robustos y atractivos inmersos en situaciones de thriller trepidante. Los autores presentan a la Policía española con un respeto exquisito y discuten sobre la psicopatía (no a través de la figura del asesino serial, que también) sino a través del estado general de anomia empática que asola nuestra sociedad. En las novelas de Garrido y Abarca el catálogo de seres aberrantes es muy amplio, siempre con el denominador común de poseer una fachada de respetabilidad, una ausencia patente de sentimientos y emociones reales con una palpable incapacidad de amar y una constante necesidad de cosificación del otro. Estos personajes, que se mueven en un pegajoso entramado psíquico de pulsiones sexo-muerte, son los verdaderos villanos de todos sus relatos. El villano “oficial” de la obra (El Artista et al. En sus dos primeras novelas) sirve para centrar el tono y textura del relato y recordarnos que estamos ante una novela hecha de entretenimiento puro y pasión desbordante por el género. En el caso de la primera novela los personajes viven un thriller cinematográfico al más puro estilo del cine de Fincher o “El Silencio de los Corderos”, mientras que en la segunda novela (Martyrium) nos adentramos en una recargada pesadilla barroca que eleva al asesino a protagonista central de un cuento gótico, el “Hannibal” de los autores.

En el “Hombre de la máscara de espejos” las reglas del juego cambian por completo. Los personajes continúan siendo el criminólogo Javier Sanjuán, la Inspectora Valentina Negro y sus compañeros, la periodista Lúa Castro… Convertidos ya en viejos conocidos del lector con los que ha forjado unos profundos lazos de familiaridad. La historia muy resumida: Valentina Negro sumida en un profundo conflicto emocional desde los acontecimientos finales de Martyrium debe investigar el secuestro y asesinato de unas jóvenes por una red organizada de películas snuff. Al frente de esta organización de marcados tintes esotérico-simbólicos una extraña figura se recrea diseñando torturas de máxima depravación que filma y prepara con la dedicación artesana de un maestro del cine expresionista.

El Hombre de la Máscara de Espejos es una novela en blanco y negro, filmada con primerísimos primeros planos en el que las heroínas desgarran sus gargantas gritando a cámara en un espectáculo de sombras proyectadas sobre paredes de cartón-piedra. Todo ello acompañado por banda sonora subjetiva que bien podría mezclar Rammstein con música sacra (imaginen algo del tipo “Eyes Wide Shut” dirigida por David Lynch en 1920), los autores invitan al lector y a los personajes a caminar sobre una alfombra de color rojo sangre para la proyección privada de un film prohibido y absurdo, un romance lóbrego donde la única protagonista es la muerte.

Dicho esto, me gustaría destacar algunos elementos de la novela (de manera más analítica) tales como:

El esoterismo y la simbología: Desde las primeras páginas sabemos que lo oculto va a ser un ingrediente clave de la novela. Investigadores de lo paranormal, revistas de misterios, cartas tarot, etc. Sin embargo, esta presencia es meramente simbólica y sirve como un interesante recorrido por todo el folklore misterioso español. Además, la muerte como objeto del arte (a través de la pintura, la poesía, etc.) se convierte en el leit-motiv de la obra, intensificando la tensión macabra del relato.

Los personajes: La pareja protagonista está escrita de manera excelente. Su tensión insatisfecha, el dolor de su proximidad. En esta entrega ambos poseen una humanidad ardiente que se representa a través de sus inseguridades y vulnerabilidades. Junto a ellos, destacan incorporaciones como Hugh Macfarlain: Inspector escocés de trágico pasado que será clave en el desenlace del relato o Clementius Van Berden un ladrón de arte y ventrílocuo que sirve para enrarecer más el relato al moverse en ese punto liminal de realidad/anti-realidad, relato/meta-relato.

El villano: En esta entrega el villano es una entidad algo más abstracta que el Artista (pues los autores realizan una excelente disertación sobre la mente del psicópata en los primeros libros). Tal vez es una ideología: El personaje frente a la persona, el cine como espejo deformante de la realidad que devuelve una verdad más pura. Un ser indescriptible y oscuro, una auténtica fantasmagoría victoriana. El villano es el voyeur definitivo, el reflejo distorsionado de nuestro sufrimiento en el espejo de la locura.

El rigor: A pesar de un marcado sentimiento de fantasía e irrealidad, el libro posee elementos de rigor solamente esperables de grandes estudiosos del mundo de la criminología. Los perfiles y el discurso del comportamiento criminal (incluyendo el del pederasta que inaugura el relato) son realistas y científicos. Asimismo, se ofrecen reflexiones sobre el asesinato (“las familias de los asesinos son las grandes víctimas olvidadas”) o la estructura de la bandas organizadas, incluso de la industria del fenómeno snuff. Por no hablar de las menciones continuadas a pintura, poesía y cine que demuestran un amor culto y profundo por el arte y el mundo del entretenimiento.

En definitiva, una obra muy distinta a las anteriores. Un thriller absorbente e irreal, que existe en la intersección de dos universos. Por una parte,;una investigación criminal internacional que no da respiro al lector; por otra parte, un sueño extraño de perturbadoras imágenes inconexas, el resultado de una siesta de verano en la butaca de un antiguo cine de ciudad. Un producto en blanco y negro con sombras vampíricas, con olor a palomitas y a cuero rojo.

2 Comentarios | Leído 417 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

2 Respuestas a “El espejo te devuelve tu miedo”

  1. Vicente Garrido dice:

    Jorge, sencillamente magnífica. Muchas gracias!! Diseccionas el universo de Crimex con un laser! Un abrazo.

Enviar Comentario Vicente Garrido

*