Paella con Wikström

En esta entrada no vamos a hablar de alguna paella con un ingrediente especial para turistas alemanes, ese tipo de platos a los que se le añade un ingrediente absurdo para agradar a las masas. No hablamos de la bizarra combinación entre localismo y globalización (acompañar el gazpacho con Coca-Cola, a modo de ejemplo o echar kétchup en un delicioso solomillo norteño) sino de la oportunidad de charlar, de intercambiar y de reflexionar con grandes criminólogos, comiendo paella un domingo.

Durante las VII Jornadas de Criminología, intensas y riquísimas en contenido, el Dr. Alfonso Serrano Maíllo (al que todos conocéis por su Manual de Introducción a la Criminología) estuvo presentando su test parcial sobre la Teoría de la Acción Situacional, desarrollada por el inminente criminólogo de la Universidad de Cambridge Per-Olof Wikström. De este modo, se introduce a los alumnos en la riqueza de la criminología como una ciencia empírica y compleja, llena de rigor y no solamente formada por  meras concepciones abstractas y etéreas, fantasías de la mente imaginadas por pensadores provenientes de lugares imprecisos, y de tiempos remotos. Los alumnos conocen así la criminología como un proceso de puro método científico que comienza con la formulación de hipótesis.

La Teoría de la Acción Situacional de Per-Olof wikström, es una teoría general del delito que presenta la idea de que el delito no es más que una acción moral, que parte de la deliberación del individuo. Una vez que el individuo entiende el delito como una alternativa, y como una alternativa viable puede decidir cometerlo (aunque sea por mero hábito). La  probabilidad de que un individuo cometa un delito se basa, por ello, en la relación entre la propensión (basada en sus concepciones morales y auto-control)  y la exposición al entorno criminógeno. Y como bien saben todos los estudiantes y estudiosos de la criminología, el entorno (social y familiar) tiene complicadas propiedades que podrían generar  un abocamiento delictivo.  Esta es la teoría, a grandes rasgos, ya que no hemos mencionado el papel de las condiciones sociales y el concepto de auto-control  utilizado por el autor. Pues bien este marco es muy importante en mis líneas de investigación ya que justifica bastante parte de mis pretensiones teóricas… Y así se lo hice saber a Alfonso Serrano Maíllo en una de las preguntas que formulé en relación con su excelente intervención.

Pues bien, el domingo fui invitado a comer paella (y arroz a banda) con Wikström ya que el mencionado autor se encontraba en Madrid (era intención nuestra también invitarle a las Jornadas, pero no pudo asistir por cuestiones de fechas). En la comida se hablaron de muchas cosas: De docencia, de mi devoción por la criminología actual del Reino Unido, de la Universidad, de tesinas y de tesis, así como de teoría criminológica y empirismo. Se trató de una tarde muy agradable, cercana, humana y motivadora. Tuve la oportunidad de conocer a una de los grandes autores de la criminología contemporánea y terminé lleno de proyectos, de ideas renovadas y renovadoras y sobre todo recordé la razón por la que me dedico a esto, a lo que aspiro y la razón por la que esta singular ciencia me apasiona.

© Per-Olof Wikström. El anteriormente mencionado es un apasionado de la fotografía. Esta es su visión del autor que suscribe, de la comida y de la conversación.

 

 

Sin comentarios | Leído 755 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

*